Giran de puntas las verdes hojas y
brincan las secas que estan,
desnundando los torso de arboles
el viento las llama ya.

Son rosas, jazmines y primaveras,
durmientes nacidas de amarillentos pastizales,
de tiempos de agua solida
bajo las tierras del frio invierno.

No es raro mira al cielo y
observar nuevas estrellas,
el mundo a cambiado regalandonos
nuevas alegrias florales.

En rio abajo la humedad humecta
la tierna ternura en vibra de la tierra
y en perfectas equivocaciones
el natul del alma nos enseña
que es imposible dejar de hacer bellezas.

Sin eventualidad las temporadas desprenden
dos encuentros degradados se mezclan
De uno el fin se acerca y de otro su ciclo comienza.

El sabor de manjares proliferan de los tallos
impacientes se desprenden,
callendo en la sombra y rodando para alejarse,
tan rapida como una hormiga trabajando,
el rastro de la fruta crece, alejandose de su padre
la espalda recibe la bendicion de que sus entrañas
se alimento y ahora es alimento del hoyo.

Con vestigios de cuerpo una arma agresiva se forja,
escultura y maravillosa es parte de una eterna consciencia,
que vive en la selva salvaje entre venas de rios,
donde los peces son veloces y los insectos son invisibles,
en la orilla se encuentra piscinas que forjan el pie de la montaña

Un rayo de luz del equinocci

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s