Un te quiero como un verbo de mì,
que naufraga en tus oidos y se siente en tus manos.
Calido por que aun se conserva el dulce aliento de mi alma,
aliento que toma de mi corazon cada luz que se desprende al percibir tu dulce imagen.

Un te espero que contagia en mi,
la blanca tranquilidad de tu regreso,
ya que fiel las sombras me desgastan cada minuto que estoy sin ti.
Pero el encuentro elimina el desgasto.

Ya el Sol no encontrara nuevamente enamorados para bien o para mal,
como tontos de la mano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s