Lejos rios

En un gota de sangre necesaria para medir la fruta de tu alejania, se deposita el pensamiento que viaja en decadencia sobre tu  gran tristeza,
llega a mis oidos como historia que cuenta el viento, regando en mi entrañas la azul clorofila que congela mi corazon.

Y a tu voz lejana retorcida de negacion suspirara el pasado, trayendo consigo los fantasmas  risueños que te contagie de buen humor,
en los rastros de sonrisas al caer tus brazos se desvaneceran en los caminos de fuego, quemando las imagenes en dulce alcohol encadenado a la tierra.

Mi yo perfecto encadenado por el estomago de un grito de desesperacion, mi yo amado vivo por la carne de la realidad, alimentado por lo cotidiano de las tardes, por el corto tiempo envuelto en la etica de la ciudad. Mi yo desperado en tontos tiempos, desesperado por el alma escondida entre los bosque de miedo.

Aun cuando el oraculo define el tiempo de destruccion, siempre quedan  los cimientos torcidos arraigados por una rosa del rio caer en mi sueños, caidos cuando se han olvidado, caidos cuando se han rechazado. Lo entiendo   cuando estas dentro de un rio aun siendo delfin el agua te convierte en atun.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s